lunes, 18 de enero de 2010

Zona en desacuerdo

Conforme al Tratado de 1929, la frontera entre ambos países se inicia en el punto de la Concordia y no en el Hito Nº 1 como afirma Chile

La manzana de la discordia

El punto en discusión es al área marítima comprendida entre el paralelo que cruza el punto donde termina la frontera terrestre -el "hito Nº 1", para Chile, y el "Punto Concordia" para el Perú"- y la línea bisectriz a las perpendiculares de las costas chilenas y peruanas, formada por la superposición de las líneas de base de ambos países, la cual forma un trapecio de 67.139,4 km².
De esta porción marítima, alrededor de 38 000 km² son considerados como soberanos por Chile y respecto de los cuales el Perú pide una división equitativa, tal como lo consagra la Convención del Mar (Convemar) (ver gráfico 1); en forma secundaria se incluye el estatus de un triángulo marino a la izquierda del trapecio antes mencionado de 28 471.86 km², que Chile considera alta mar y el Perú como parte de su dominio marítimo por la proyección de sus líneas de base.
Se suma a lo anterior, el tema relativo al punto de fin de la frontera terrestre e inicio de los límites marítimos entre ambos países, de acuerdo al Tratado de Lima de 1929, que según el Perú se encuentra en la costa, en la orilla del mar ("Punto Concordia"), y que Chile considera que se encuentra 182,3 metros tierra adentro ("hito Nº 1").
Fuente: Editorial Norma

sábado, 16 de enero de 2010

Límites marítimos entre Perú y Chile


Pese a lo espinoso del asunto, hasta el momento el tema de la delimitación marítima pendiente entre el Perú y Chile es manejado en agenda separada por ambos países respecto a sus lazos políticos y comerciales. Palabras altisonantes de uno y otro lado de la frontera, afortunadamente, no han alterado las relaciones bilaterales desde que el 16 de enero del presente año el Estado peruano demandara a la nación sureña ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya para poner punto final a la controversia.
La posición peruana en todos sus frentes es firme: el dominio marítimo entre ambas naciones ?en el que está en juego la soberanía de aproximadamente 37.900 km² del Océano Pacífico? está pendiente de delimitación. Chile, por su parte, sostiene que su frontera en el mar quedó demarcada en convenios suscritos en 1952 y 1954.
No es un acuerdo formal
Según el especialista en temas internacionales, Ernesto Velit Granda, los tratados aludidos por el gobierno chileno no constituyen un acuerdo fronterizo formal, sino que son solo pactos exclusivamente de tolerancia pesquera más no de límites marítimos.
Agrega, asimismo, que llevar la controversia a la competencia de la Corte de la Haya ha sido acertada y se ha realizado tal como lo exige el Pacto de Bogotá con los países firmantes, ello aún más cuando surge el problema de que Chile pretende desconocer el Tratado de 1929 respecto a los límites terrestres y utilizar el hito 1 en vez de la línea de La Concordia.
Tras referir que la demanda peruana se ajusta al derecho internacional, el especialista sostiene que debemos evitar triunfalismos engañosos que pudieran crear un falso sentimiento y esperar simplemente que se haga justicia de manera que las relaciones bilaterales no se deterioren: "Hay que cuidar que por falta de conocimiento se desarrolle un sentimiento antichileno que resultaría absolutamente negativo", añade.
Capacitación docente
¿Pero cómo tratar este delicado tema en las aulas escolares? Velit Granda señala que todos los profesores de las escuelas del Perú deben ser capacitados para que en clase traten el asunto en términos apropiados de una diplomacia moderna y de respeto al derecho internacional.
El también catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Ricardo Palma, refiere que la difusión de la justa posición peruana en los estudiantes del país debe ser de prioridad en el currículo escolar. "En tanto, el Perú espera obtener justicia esta es una tarea que debe ser privilegiada por el Ministerio de Educación", precisa.

Fuente: Editorial Norma